¿Alguna vez has entrado a una página y has notado cómo los textos son difíciles de entender? Eso puede deberse a que el contenido no esté bien redactado, o que la información esté demasiado condensada y utilice un lenguaje demasiado técnico. Pero también es probable que los textos no tengan un formato correcto, y sean ilegibles. Gran parte de lo que hace que un texto sea legible y claro es su formato. Aunque ciertos detalles, tales como el espaciado o…