Al entrar en una página web por primera vez, ¿cuánto tardas en encontrar la función de búsqueda, o el menú de navegación? ¿Reconoces con facilidad dónde se encuentra el contenido principal y cuáles son las columnas laterales? Si puedes localizar todos los elementos básicos y esenciales al instante, lo más seguro es que el sitio que estás visitando esté basado en un patrón de diseño común para organizar sus contenidos.

Diversidad y estandarización a la vez

Si analizamos por un momento el aspecto de la Web, lo primero que salta a la vista es la inmensa diversidad de diseños, colores y formas que se pueden encontrar con una simple búsqueda. Muchas veces, entrar en un sitio web por primera vez se convierte en una experiencia totalmente nueva, donde el usuario debe aprender a utilizar las funciones de la página en cuestión de segundos.El uso de patrones es un elemento de diseño que contribuye en gran medida a la usabilidad en la web. Su utilización permite, entre otras cosas, que los usuarios puedan ubicar las principales herramientas de un sitio con facilidad, evitando que se echen atrás y vuelvan por donde han entrado. Un claro ejemplo de esto son los cuadros de búsqueda, los cuales tienden a estar ubicados en la zona central o derecha de la cabecera del sitio.

Creando un entorno familiarizado en nuestro sitio

Aunque no existe un conjunto de normas predefinidas que indiquen dónde y cómo se han de implementar ciertos elementos de una página, si existe una serie de prácticas comúnmente aceptadas para ello, en parte debido a la popularización de algunos elementos de diseño que han ido evolucionando hasta ser considerados la forma más eficiente de implementar una función específica.

Al utilizar patrones que siguen las mejores prácticas de diseño, permitimos a nuestros visitantes familiarizarse con nuestro sitio mucho más rápidamente cuando entran por primera vez. Además, encontrarse con un entorno conocido les invita a explorar, accediendo a otras páginas y quizás convirtiéndose en usuarios habituales. Si un usuario llegase a una de nuestras páginas y los elementos estuviesen posicionados en lugares poco habituales, es posible que el diseño choque con el modelo mental que el usuario tiene sobre la utilización de un sitio web.

Estandarización versus Innovación

Hay que hacer una distinción entre la usabilidad y la innovación. Para que un sitio web sea utilizable no es necesario dejar de lado la innovación, ni la experimentación con nuevos elementos de diseño. De hecho, gran parte de la apariencia gráfica de una página no tiene porqué chocar con el uso de patrones u otras prácticas de usabilidad, siendo en su lugar aspectos del diseño que se complementan el uno al otro.